Chapu Apaolaza adelanta el 7 de Julio

659

Este 1 de junio, de intensa mañana presanferminera, en la plaza del Castillo pamplonesa, en el recinto de la feria del libro, se ha presentado el libro 7 de Julio.

A las 12,30 horas con puntualidad taurina, el editor ha presentado a Chapu Apaolaza, autor del libro, ha explicado porqué se han mojado en pedirle que escribiera un libro para su editorial, y ha dado paso enseguida a un hombre cabal, donostiarra, en su Pamplona del alma, a quien le une vínculos familiares desde que se casó con navarra.

Chapu es un hombre entrañable, un periodista con una brillante pluma, que escribe muy por encima de la mayoría de los juntaletras que devaneamos con el arte de Cervantes, y un señor con mayúsculas que escribe con el corazón, porque lo suyo es mimetizarse y somatizar todo el entorno antes de dar una paletada al papel. Y sólo por ello, quizás, no haya habido otra persona, y hoy en día no la hay, que pueda escribir con tanto sentido y razón un libro sobre el encierro.

A las 12,30 he comprado en una de las librerías que exponen en la plaza del Castillo a 14,30 € el volúmen. A las 14,20 h. tras la cervecita con él y otros amigos en la terraza del Baviera he desandado el encierro camino de casa. Son las 16,40 h. y el libro me tiene tan enganchado que no puedo ni parar a escribir este post, si no fuera para advertirle a todos Vdes. que les aseguro que la tirada se va a agotar antes del sábado.

Quien haya corrido. Quien quiera correr, porque vale también como guía, al menos espiritual. Quien sea de Pamplona. Quien ame los toros. Quien los odie. Quien sea lo suficientemente inteligente para reconocer lo que es una hermosa aventura. Todos, deben leer este libro.

La presentación de hoy venía dada por la feria del libro y la editorial. El próximo lunes, día 6 de junio, último peldaño presanferminero, se hará una presentación en la plaza de toros al caer la tarde. Y llevarse una joya con un autor que por lo que arrima en su tinta tiene un futuro de los de seguir, ya firmado con ese cariño de buena persona que tiene en su cara el hijo del gran Paco Apaolaza, sinceramente, no tiene precio.

Y con permiso, sigo con el libro, que a poco llega la Beneficencia. Gracias Chapu….

Patxi Arrizabalaga