COMIDA DE HERMANDAD. 2018.

138

El pasado domingo 14 de enero amaneció frío y lluvioso pero, como no podía ser de otra manera, el Club Taurino hizo su paseíllo llenando primero la Eucaristía en la Iglesia de los Carmelitas y abarrotando después el salón del club en el tradicional día del socio. Este año, no se ha verificado el evento en el primer domingo después de Reyes, debido al solapamiento con la festividad de la Epifanía. Conviene recordar que esta decisión fue refrendada por la masa social, en votación, durante la asamblea del año vencido.

El precepto de ” la foto de la escalinata”.

Tras el acto religioso y el ruego por el alma de los socios fallecidos, una procesión mundana bendecida por “la foto de la escalinata”, se dirigió a buen paso hacia la sede del club, a bien reponerse del desapacible clima pamplonés y su húmedo cielo panzaburro.
La comida empezó con puntualidad taurina y la bravura del menú no decepcionó a los tendidos, aunque siempre hay tanto gourmet insatisfecho como aficionado exigente.
El fin de la comida marca indefectiblemente la hora del socio histórico Cecilio Vierge, quien dirige su alocución personal desde el corazón del club. Sus palabras recordaron el abolengo del Club Taurino, el cual va a cumplir su septuagésimo aniversario en este año entrante, y glosaron la celebración de la primera comida de hermandad en 1958, que así se la llamó en sus inicios. Muchas más historias tiene para contar nuestro querido Cecilio y muchos las queremos escuchar, dentro de este año de aniversario para nuestro club.

Seguidamente, fueron entregadas sendas placas de reconocimiento a los socios Alberto Goñi, Manuel Martín y José Manuel Yanguas, por las labores realizadas en pro del club en 2017 y el aumento de su patrimonio decorativo de gala.

El ruido de la fiesta ya no podía esperar más, nuestro simpático cantante de cabecera y más escuchado charro, Chuchín Ibáñez, saltó a su escenario virtual, dando comienzo el bullicio de cada uno dentro de la confraternidad de este gran Club Taurino de Pamplona.

El saludo más longevo y alegre

El Sr. Presidente D.Juan Ignacio Ganuza y el capellán del Club P. César Magaña