DOS TOREROS, DOS. A PESAR DE LAS OREJAS

322

Muy entretenida la tarde de hoy en Las Ventas, que no ha hecho nada más que confirmar el buen momento por el que pasan Eugenio de Mora y Morenito de Aranda.

La corrida de Valdefresno, desigual de presencia, noble y sosa, por lo menos se ha movido. Esa virtud ha sido bien aprovechada por los dos toreros antes citados, que sin rematar del todo han dado una muy buena tarde de toros.

De Puntillas ha pasado Arturo Saldívar, sólo un quite en el quinto en competencia con Morenito, se puede destacar. Le ha tocado el peor lote, sin duda. Un sobrero de Hermanos Revesado, sin presencia para la plaza y muy deslucido; y un mulo colorado de Valdefresno que cerraba corrida y al que dio mil pases sin decir nada.

Pero la sustancia de la corrida está en cuatro toros, los que lidiaron Eugenio de Mora y Morenito.

Eugenio de Mora esta como el buen vino. Es ahora, y después de estar en el olvido, cuando estamos degustando su verdadera dimensión como torero. Tiene una mano izquierda sublime. Al primero, un manso con un buen pitón izquierdo, le ha sacado dos tandas al natural de excelente trazo. Dos tandas que por sí solas y con una estocada arriba sabían a premio. Pero los aceros le han fallado.

Al cuarto le ha cortado una oreja. Una oreja con peros, porque la colocación de la espada no ha sido la que la primera plaza de toros del mundo exige para conceder trofeos. Pero estaba Justo Polo en el palco, un presidente de pañuelo fácil. Tan facilón es Justo, que cambia los tercios de banderillas con tres palos como en las plazas de carros. El pero fue la espada, porque Eugenio ha mostrado una gran dimensión con el noble de Valdefresno. Tras un inicio de rodillas llegó un pase de pecho que todavía dura y dura y sigue durando. Logró acople por los dos pitones y la pena es su mal uso de la tizona. Sin ese error, estaríamos hablando de una oreja de más peso.

A Morenito de Aranda le han dado una ovación al finalizar el paseíllo. Todavía resuena su gran faena del dos de mayo. Y Morenito ha agradecido que se hayan acordado de su triunfo marchándose a la puerta de chiqueros. Ha pasado un mal rato porque el toro se le ha venido muy encima. Este segundo se ha rajado muy pronto, Morenito le ha apretado en los comienzos de faena dejando un par de tandas de derechazos buenas. Cuando lo ha probado por el izquierdo el toro se ha rajado. Pero la disposición del torero ha sido impecable.

El quinto de Valdefresno que apuntaba a buen toro, se ha partido una mano en el tercio de banderillas. En su lugar ha salido un sobrero de El Risco, imponente de presencia y con un pitón derecho de buena condición. A este toro le ha cuajado un gran tercio de banderillas David Adalid. Morenito ha dejado por el pitón bueno del toro otra muestra de la categoría que atesora y por el izquierdo ha probado al toro y le ha sacado lo poco que tenía. Las tandas de derechazos rotundas. Una estocada desprendida también le ha restado importancia a la oreja concedida.

Y es que si ni en Madrid se le da importancia a la colocación de la espada, esto se puede convertir en una muestra de bajonazos.

 

(Fuente: Fran Pérez en su blog,  trapiotoros.blogspot.com.es  Foto: cultoro.com)