El antitaurinismo de los taurinos.

322

En mi opinión hay dos tipos de antitaurinos: los antitaurinos convencionales y los que dañan la Fiesta desde dentro. Los primeros ya son de sobra conocidos por todos: manifestaciones de 20 o 30 personas con mucho ruido e inexplicable repercusión, financiación por parte de CAS Internacional, discurso demagogo, etc., etc., etc. No merece la pena extenderse mucho. Son un sector más. Con sus ideas, con sus intereses. Ahí están. No dejan de ser gente en contra de una actividad como cualquier otra, aunque estamos de acuerdo en el totalitarismo de sus pretensiones. Una cosa es no gustarte algo y otra es querer prohibirlo a toda costa. Ante esto queda hacer defensa desde dentro. Y aquí llega el problema. Cuando desde dentro se daña la Fiesta en vez de dar motivos para su reivindicación, valoración y puesta al alza. Es el antitaurinismo de los taurinos, que es más amplio que el de los antis convencionales. Hay una amplía baraja de casos que evidencian que desde dentro se pone en jaque el porvenir de la Fiesta, pero hoy hablaremos sólo de lo de ayer, que fue muchísimo.

Un clarísimo ejemplo del daño que se le hace a la Fiesta desde dentro es lo que ocurrió ayer en Valencia con Vicente Ruiz “El Soro”. Si queremos defender que el toreo es para héroes que vencen la fuerza de un poderoso animal, “El Soro” nos desmontó ayer la historia. Con todos mis respetos, si un hombre como Vicente, con años cumplidos y con condiciones físicas mermadas, es capaz de matar dos toros, ¿cómo se defiende que ser matador de toros es algo heróico y excepcional? La imagen de ayer fue y es bochornosa. Claro que eso no es el toreo. El toreo es principalmente dominio y después del dominio viene la expresión, y nada de eso se produjo ayer en el ruedo valenciano. Para dominar debe haber toro al que hacerlo y torero capaz. Y ni uno ni otro fueron el caso.

Otra forma de antitaurinismo de los taurinos es cerrar un cartel con “El Soro” en plena Feria de Fallas. Ahí son responsables por igual torero y empresa. Si Vicente de verdad ama esto, si verdaderamente quiere que el escalafón se regenere para que haya futuro, nunca debió quitarle el puesto a un torero joven. Y van dos años anunciado en Valencia. Hay muchos toreros sin contratos pero entrenando cada día, jugándosela a una tarde pero dando motivos para poder jugársela treinta, aunque luego no llamen desde los despachos. Aquí también ejerce su antitaurinismo Simón Casas Production, que si quiere alardear de “productor de arte” jamás debe hacer posible esta pantomima, porque es la empresa la que cierra los carteles y la responsable directa de dar el festejo. Por este camino va a producir arte por unos años… Así esto se acaba, Simón.

Para terminar, quisiera dejar muy claro que lo de ayer y otros festejos similares no representan a la auténtica Fiesta de los toros. Porque como su nombre indica, es la Fiesta de “los Toros”, y no el simulacro que nos han metido y ha ido colando con el paso de los años. En la auténtica Fiesta aparece el toro con trapío; el toro bravo y encastado; la diversidad de encastes; los toreros dispuestos y sin tomarse ventajas; las buenas lidias; los tercios de varas; las muletas poderosas; la suerte suprema… Todo eso. Y miren: así casi se defiende sola.

(Fuente: David Zamora en: www.purezayemocion.com. Foto: @javitaurino)