La importancia de la economía taurina

287

La tauromaquia generó más de 1.100 millones de euros en 2013, según un estudio del economista Juan Medina en Cuadernos de Tauromaquia

Juan Medina, profesor de Teoría Económica de la Universidad de Extremadura, acaba de publicar un extenso artículo en el último número de la revista trimestral ‘Cuadernos de Tauromaquia’ sobre la repercusión económica del fenómeno taurino en la economía y que ha titulado ‘El impacto económico de las corridas de toros en España’. Así, y según este trabajo elaborado con datos oficiales de distintas administraciones, los 15.000 espectáculos taurinos de todo tipo celebrados en España en 2013 generaron en la economía del país, a pesar de la crisis, un impacto de 1.100 millones de euros y 60 millones en concepto de IVA. Además, este estudio fue presentado con el título ‘The economic impact of bulffighting in Spain’ (»El impacto económico de las corridas de toros en España») en la V Conferencia de Estudios Culturales de Asia El profesor Medina calcula que los festejos taurinos –tanto corridas de toros, como festejos de rejones y novilladas como populares– organizados ese año de 2013 en todas las comunidades autónomas, salvo en Canarias, contaron con 24 millones de espectadores. Por otro lado, el volumen de negocio directo de los toros en ese mismo año alcanzó los 282,4 millones de euros, de los que 156 los fueron por ingresos de taquilla. Conviene advertir que esta cantidad es más del doble, y cuatro veces más en concepto de IVA, de la recaudada por el cine español, que cuenta con subvenciones directas por parte del Ministerio de Cultura, de las que no disfruta, en cambio, la tauromaquia. Como se recoge en ‘Taurología.com’, para el cómputo general, a ese volumen de ingresos se le añaden los 248 millones de euros de impacto indirecto que, según el Instituto Nacional de Estadística, los espectadores de toros generaron en restauración, transporte y alojamiento. Pero si, además, se tienen en cuenta los efectos inducidos de los festejos  la cantidad definitiva generada por los espectáculos taurinos se sitúa en 1.100 millones de euros, como demuestra el estudio del profesor Medina. Como se sabe, estos efectos inducidos se refieren, entre otras partidas, al aumento de producción, que se estima valorado en 569,6 millones de euros, y se concentran en sectores como la agricultura y la ganadería, los transportes, los servicios y las actividades culturales.

Espectáculo de masas
Para Juan Medina, estas cifras «evidencian por sí mismas que el toreo es un espectáculo de masas de manera incontestable, pero si las comparamos con las que arrojan otras actividades culturales llegan a resultar demoledoras». «Los toros –prosigue Juan Medina–constituyen el segundo acontecimiento cultural en número de espectadores de España, sólo superado por la exhibición de cine extranjero». A efectos comparativos y según las estadísticas del Ministerio de Cultura, este informe recuerda muy oportunamente que en el mismo 2013 la música popular tuvo cerca de 23 millones de espectadores, 11,16 el teatro, 10,72 el cine español, 4,5 la música clásica, 0,9 la danza y 0,74 la ópera y la zarzuela. Los ingresos directos de la tauromaquia supusieron para las arcas del Estado un total de 59´3 millones de euros en concepto de IVA, lo que supuso un 18 por ciento más que la suma de lo generado por el cine español, las artes escénicas y la música clásica. El estudio de Juan Medina, que utiliza datos del Ministerio de Cultura, la Junta de Andalucía, la Generalitat de Valencia y la Junta de Castilla y León con la metodología instituida para estudios de impacto de fenómenos culturales, analiza asimismo lo que las corridas de 2013 generaron en varias de las ciudades donde se celebraron. De estos los cálculos se concluye que la feria de San Isidro dejó en Madrid, a lo largo de todo un mes, un total de 61,8 millones de euros, por los 26,2 de los Sanfermines de Pamplona, los 17,9 de la feria de Abril de Sevilla y los 13,2 de las Corridas Generales de Bilbao. Incluso abonos más cortos, como los de Huelva o Huesca, tuvieron un impacto de más de dos millones de euros, lo que deriva en la conclusión de que por cada euro ingresado en taquilla los espectadores taurinos generaron 2,4 en la economía de cada lugar donde asistieron a los festejos.  Con todos estos datos, el profesor Juan Medina asegura y fundamenta en su estudio una conclusión incontestable: «la inclusión de la tauromaquia dentro de la política cultural de las administraciones públicas no sólo se justifica como protección de un patrimonio histórico con tanto arraigo social, como demuestran esos 24 millones de espectadores, sino también por el impacto positivo que genera sobre la economía».

(Fuente: Pablo G. Mancha, en su web www.toroprensa.com)