La política, los toros, el tocino y la velocidad.

748
La política, los toros, el tocino y la velocidad

Se está acabando el mes de junio y Pamplona es una olla donde hierve la alegría a un fuego cada vez menos lento.

Y sobre la ciudad se extiende una bruma cada vez más rápida. Es la bruma poderosa del olor del toro que, cual monzón tropical, invade con cadencia anual a esta gloriosa ciudad.  Cada época posee sus circunstancias y, en la actual, las corrientes de opinión contrarias a la fiesta de los toros son numerosas.

Desde el respeto a estas sensibilidades dispares a la nuestra y mediante este escrito dirigido a su periódico, la Junta directiva del Club Taurino de Pamplona quiere advertir que la tauromaquia no pertenece a ninguna ideología política. Asimismo, ningún espectro político tiene legitimidad alguna para abanderar la absurda cruzada antitaurina que acontece hoy en día.

La primitiva especie del toro salvaje, o de lidia, ha sobrevivido hasta nuestros días en la península ibérica gracias a la fiesta de los toros. En Navarra, tierra de tradiciones, ésta es la tradición más arcaica y su origen se pierde en los primeros documentos históricos.  La mayoría de historiadores consideran que fue en nuestro Viejo Reyno donde nació el toreo a pie con capa, en un contexto de reacción popular a la prohibición de Felipe V de festejos de toros y caballos entre la nobleza de la época, allá por el 1700.

Volviendo a nuestros tiempos, la plaza de toros de Pamplona se llena en San Fermín, tarde tras tarde, de una masa de público tan variopinta como es la ciudad misma. Y es aberrante aseverar que esta realidad es una manifestación pública de tortura o maltrato animal.  Es aberrante porque no distingue a la humanidad de la animalidad.

Las corridas de toros son buenas para la ciudad, entre otras cosas,  porque unen a una sociedad dividida en el ambiente festivo sanferminero. Pocos reductos supervivientes a la globalización hipócrita quedan hoy de la fiesta de San Fermín y la plaza de toros es uno de ellos.

Dice la sabiduría popular que no hay que mezclar el tocino con la velocidad como así toda persona tiene derecho a identificarse, sin ambivalencias, con cualquier espectro político y la afición a los toros.

Desde el Club Taurino invitamos a todo el mundo a aventurarse en el conocimiento de los principios de la tauromaquia para el mejor discernimiento de los lances que van sucediéndose en el ruedo. A las personas cuya sensibilidad les impide contemplar la lidia de un toro bravo les pedimos respeto. Y a los políticos les pedimos que cuiden a la Feria del Toro como lo que realmente es: un patrimonio cultural de esta tierra.  ¡ Viva San Fermín! ¡Gora San Fermín!

Junta Directiva del Club Taurino de Pamplona.