MI BALANCE TAURINO 2019

56
Texto y fotos de Cecilo Vierge

 

Para desgracia de este espectáculo, la temporada taurina 2019, en la mayoría de las plazas de toros el cartel de “no hay billetes” ha sido expuesto en muy pocas ocasiones y lo malo es que ya lleva varias temporadas creando telarañas.

Me causa pena ver plazas como Bilbao, donde el referente siempre ha sido el toro-toro, con una afición rigurosa y sabia, se haya convertido en la realidad en un serial abandonado por su escaso público.

Hay voces que culpan a los gestores de esta plaza –Ayuntamiento, Casa Misericordia y empresa Chopera- como parte de la culpa, en el sentido de que podían hacer un poco mas para atraer a la afición, ya que hay muchos aficionados que se sienten estafados ante tanto toro sin movilidad.

Dicho esto, como todos los años, lo atractivo de la temporada taurina empezó en las Fallas de Valencia, donde los aficionados pudimos ver como gracias a la benevolencia de un público festero y un presidente muy indulgente, se indultó un toro de Garcigrande de nombre “Pasmoso”. Hay que reconocer que el toro fue bueno, que tuvo movilidad, prontitud y fijeza, virtudes que bastaron para que el público pidiera el indulto, quizá ya cansos de ver demasiados animales enfermizos, inválidos y lisiados como los Juan Pedros que se habían lidiado días antes en esta misma plaza por Ponce, Cayetano y Gines Marín, protagonizando un festejo birrioso y vergonzoso.

Resulta una paradoja que las figuras no se cansen de pedir que se cuide la tauromaquia cuando son ellos los que la están destruyendo cada día, cada tarde que torean esos toretes. Son ellos los que huyen del toro íntegro, del toro serio y con casta.

Y después de fallas llegó Sevilla, llegó la gran feria cuya plaza ha perdido también ese público exigente que le caracterizaba como tal, que no perdonaba al torero cuando este engañaba y no toreaba de verdad. Hoy en día, a poco que una figura se ponga flamenca, el público de ahora se vuelve generoso y se presta al aplauso fácil.

También en esta plaza ha habido cambios en las presidencias a peor: se le regaló a El Juli una Puerta Grande y al ganadero una vuelta al ruedo. El mal llamado toro de Sevilla esta empezando a dar pena y en ocasiones risa: Hierros como Garcigrande, Cubillos y Juan Pedros: faltos de casta, de fuerza y cansinos, no aptos para la suerte de varas, son los apetecidos por figuras como el Juli, Morante y Manzanares. Resultando corridas aburridas, de calidad y de emoción.

Lo más destacado de esta feria fue la tarde de Pablo Aguado con los Jandillas. También destacó de sobremanera Octavio Chacón, especialista en saber estar y dominar los encastes mas complicados.

En cuanto a ganaderos, brilló la corrida de Victorino, destacando en su lidia Emilio de Justo así como el encierro de Fuente Ymbro, ganadería que últimamente esta dando una de cal y otra de arena.

Algo que ha llamado la atención en la plaza de Sevilla es que, en la Feria de San Miguel reciente, en un cartel que se anunciaba a Morante, El Juli y un torero sevillano que tomó la alternativa, la plaza no llego a cubrirse ni en sus tres cuartas partes, siendo una muestra clara de que Morante ha cansado a muchos y que El Juli esta muy visto.

San Isidro

Este ferial 2019 fue titulado por algunos como “la feria de la oportunidad”, por abundar carteles medios y de segunda fila. Y es que, 34 días consecutivos de toros son muchos días, donde hubo carteles de máximo interés y de gran nivel en algunos.

Aunque la feria fue extraordinaria en bravura en muchos toros, a ninguno se le dio la vuelta al ruedo. Algunos presidentes de los que forman el equipo, parece ser que le quieren devolver la seriedad a la plaza de las Ventas y en ese empeño se pasan de vista: A Jiménez Fortes le mangaron una oreja clara y lo mismo otro día a Chacón por poner dos ejemplos claros.

Hubo en esta larga feria cinco Puertas Grandes, siendo las de Roca Rey y Ferrera las mas destacadas, la sorpresa de David Miranda y luego las de Perera y Paco Ureña.

También hay que destacar el tercio de varas que protagonizaron los picadores el día de la corrida de José Escolar y que quedará para el recuerdo, así como el haber sido uno de los seriales mas sangrientos que se recuerdan, con varias cogidas graves tanto a matadores como a toreros de plata.

En resumen y haciendo justicia, este San Isidro 2019 adquirió vida propia por el pundonor y la valentía de toreros como Emilio de Justo, Curro Díaz, Eugenio de Mora, Robleño, Juan Ortega, Aguado, Tomas Campo, David Galván, Rafaelillo, Ginés Marín, Ángel Sánchez…

 

San Fermín

Para los que somos o vivimos en Iruña, de la feria de San Fermín ya lo tenemos todo dicho por lo cual me voy a expandir poco.

Cayetano fue el triunfador. Juan Leal fue la gran sorpresa al cuajar una faena muy meritoria de calidad y emoción a un toro de Miura. Y la novedad fue que el abono se quedó mutilado ya que el torero que mas tirón tiene en estos momentos, Roca Rey, el único torero de la feria que estaba contratado para dos tardes, solo pudo actuar una, por resentirse de una lesión en el hombro. También por la suspensión por lluvia de la corrida del día 8 de julio en la que se iba a lidiar los toros de Cebada Gago, ganadería muy querida y respetada por la aficionados pamploneses.

Y para terminar con esta feria, hacer mención a la dramática cogida que tuvo Rafael Rubio “Rafaelillo” el domingo de Miura, en el segundo toro de su lote y que le hizo terminar la temporada a este gladiador de la tauromaquia.

 

Algunas misceláneas de la temporada

La temporada ha sido dura y sangrienta, con toros que han lanzado derrotes certeros.

El primero que pasó por el hule fue Pepe Moral en Valdemorillos con la de Miura. Parece ser que esa cogida le condicionó el resto de temporada a este bravo torero que ha salido mal parado en las plazas importantes que ha toreado como Sevilla, Madrid y Pamplona. Ojalá que este torero se encuentre a sí mismo porque Moral es un torero en quien hay que seguir confiando.

También sufrieron cogidas Pablo Aguado, Toñete y Chacón. Mas tarde Román, Manuel Escribano, Juan Leal, Javier Cortés en las ventas, Gonzalo Caballero y no pocas lesiones, como las de Emilio de Justo, Manzanares y El Fandi. La durísima de Ponce en Fallas que le condicionó la temporada y la de Roca Rey que ha pasado un calvario que le ha durado seis meses, tras sufrir una fuerte voltereta en las Ventas que le produjo una severa lesión en el hombro. Y es que el tirón que posee este torero en la taquilla no tiene ningún torero en la actualidad, gustando su valor y su regularidad.

Termino este balance taurino (mi balance) mencionando a José Tomás, ese genio de leyenda que decidió ya hace tiempo dar la espalda a la llamada fiesta de los toros para jugar su muy rentable liga personal.

En esta ocasión, se anunció en Granada y volvió a liarla. Este torero es capaz de diseñar una corrida a su gusto, concitar la atención de miles de aficionados, garantizar el éxito económico de una feria (tanto para el empresario como para la ciudad donde torea) y que todo el mundo hable de toros durante unos días. A esto hay que añadir la vista y el tino que tienen sus veedores para elegir los toros a su medida, con la presencia justa y con mucha nobleza. El llamado medio toro, pero de calidad suprema.   Con esos toros fue como reapareció la pureza, la personalidad y la belleza y con ella el delirio del público que paga por ir a verle y no sale defraudado.

Cecilio Vierge