NOS HA DEJADO UN GANADERO AMIGO: JAIME DE PABLO ROMERO

129

La amistad verdadera a veces se forma por el roce, otras veces por las circunstancias, etc…Ahora se llama “filing”. Pues eso es lo que ocurrió con una familia ganadera y nuestro Club Taurino.

Desde hace 72 años que se fundó este Club, ha sido y es referencia importante en el mundo taurino mundial, Pamplona y los “sanfermines” también tienen su “culpa”, han pasado por nuestra casa y hemos devuelto visita a muchos ganaderos. Hoy toca recordar, en el momento de su fallecimiento, al Último de su larga dinastía.

En la mañana de este martes 1 de septiembre, ha muerto el popular ganadero Jaime de Pablo Romero, heredero de la histórica divisa y último propietario familiar de los «toros más guapos».

El criador de reses bravas ha fallecido en su domicilio sevillano tras atravesar una larga enfermedad. Hace pocos días había cumplido 80 años.

La ganadería de toros de Pablo Romero, cuya divisa es azul celeste y blanco (ahora se lidia a nombre de PARTIDO DE RESINA), ha tenido y tiene su Finca en el término que hoy le da nombre, y la Finca se llama “la Herrería”.

La relación con Jaime Pablo Romero la empezó el entonces presidente del Club, Angel Munuce, la siguió y reforzó su sucesor Ignacio Usechi.

 

Por la izda. María Ángeles ( esposa de Ignacio Usechi que había ido a por las “tapas”), el socio Antonio Ramírez, Jaime de Pablo Romero y su esposa (Foto Jaime Esparza).

En la visita que el Club hizo en el “Puente Foral” de 1980 a su ganadería:

Foto de la entrega del nombramiento.

Terminada la fiesta campera, llegó el momento entrañable de hacer entrega del pergamino nombrando SOCIO DE HONOR del Club Taurino, a título póstumo, a Felipe Pablo Romero, hermano y responsable de la ganadería, fallecido el 7 de julio de 1979, mientras en Pamplona se lidiaba una corrida de su ganadería.

Una curiosidad de la cría de un “Pablorromerito”. Así son los mas guapos, claro.

En el mismo centro de la placita de tientas y rodeado de su familia y todos los miembros del Club taurino, Jaime Pablo Romero recogió de manos de nuestro presidente Ángel Munuce, el artístico pergamino en recuerdo de Felipe (FOTOGRAFÍA QUE ENCABEZA ESTA PÁG.)

(Así lo cuenta nuestro entrañable Emilio García, en las páginas de la revista del Club el año 1981. Q.E.P.D. Ambos que sigan hablando de toros, allá donde estén).

En nuestra plaza de toros Monumental se montó un gran alboroto con “Chivito”, de 651 kgs., lidiado el 12 de julio de 1987 por Luis Francisco Esplá que hirió gravemente al picador Victoriano Cáneva.

Jaime Pablo Romero y José Luis Esparza (Foto Jaime Esparza).

Muchas han sido la visitas coincidiendo, unas veces en Pamplona y otras Sevilla. La última visita que el Club hizo a “La Herreria” fue en el año 1997.

Emilio de Hita, me recuerda una “fidelidad”. Todos los años se apartaba la corrida para los “sanfermines”, se contratara o no.

Fernando Esparza se acuerda que, en esa visita, Jaime Pablo Romero les contaba que la finca era mucho más grande pero habían tenido que parcelarla y poner cultivos con lo cual había menos espacio para los toros y culpaba a eso las dificultades de la ganadería. Además en esa época los toros perdían las pezuñas…y les hacían pasar todos los días por unas bañeras con unos productos líquidos. Eran más hermanos y la solución fue vender.

La última vez que Jaime Pablo Romero estuvo en Pamplona, fue para presentar una solución para no vender la ganadería, un proyecto de Sociedad, de forma que a modo de acciones, todos los aficionados que quisieran podían comprar y así contribuir al mantenimiento de la ganadería de los toros más “guapos”, además de sentirse copropietarios de la misma.

Según las Actas, la Junta de nuestro Club aportó una cantidad de dinero en pesetas de la época. Aquello no resultó y llego lo irremediable, se vendió en 1998 a una sociedad privada, la cual se encuentra representada hasta la actualidad por el veterinario José Luis Algora, quien ha mantenido la crianza de estos toros; manteniendo el hierro y la divisa.

Dos cosas: Los nuevos propietarios que ahora lidian, PARTIDO DE RESINA, están en el intento de recuperar la historia. Y otra, que dice mucho de la persona, es que Jaime Pablo Romero devolvió hasta la última peseta a los que lo habían intentado ayudar. A tal señor tal honor…