Nosotros, NO PODEMOS

353

clases-aprendizaje-toros“Podemos se compromete a rechazar con contundencia en las instituciones y en la calle el mantenimiento de estos festejos y a trabajar por su abolición definitiva”.
Había llegado a creer que esta formación podría llegar a ser la alternativa al bipartidismo actual, pero después de esta declaración por medio de la cual quieren “ABOLIR” la tauromaquia, espero que todos los aficionados, les nieguen el voto, si es que legan a presentarse a las elecciones generales, y somos muchos votos a no contar.

[box]Manuel Viera en Burladero.tv[/box]

¡Venga Ya! don Pablo.

Lo han vuelto a decir. A ratificar: “La tauromaquia es un obstáculo para el desarrollo de la sociedad”. Así que…”a trabajar por su abolición”. Con dos cojones. Y no queda otra que, cuando se escucha lo absurdo, apretar los dientes mientras un escalofrío de inquietud atraviesa el cuerpo. No hay nada más triste en ese falso progresismo que el ilógico modernismo de abolir. Y uno anda perdido ante la originalidad del propósito al ver, en el resto del utópico programa electoral, como surgen las contradicciones. Como meten en el mismo saco toros y machismo, u otras lacras propias de la condición humana, en brillante juego demagógico.
¿Tienen voluntad de prohibir? Pues empiecen, ustedes que “pueden”, por eliminar el sufrimiento humano. Erradiquen la enorme miseria que genera esta España repleta de golfos, corruptos y mal paridos. Principien por ahí. Solucionen el problema que ha originado la inmensa pobreza y no sigan creándola. Sean coherentes. Dejen a la tauromaquia. No eliminen más puestos de trabajo y hundan en el desánimo a tantas familias que viven y comen del toro. Descubran los valores de una Fiesta y subrayen en su programa el significado trascendente de la palabra libertad.
No supriman las estructuras económicas y sociales del toreo e incidan de pleno en la historia golfa de los que se llevan la pasta de los demás engañando, mintiendo y filosofeando. Releguen, o quiten de la circulación, a los que han hecho y siguen haciendo posible las dos España: la de los sinvergüenzas enriquecidos y la de los desgraciados empobrecidos. Se impone levantar el país, no seguir enterrándolo con discursos populistas basados en el maltrato animal. Levántenlo impidiendo ese otro maltrato a ancianos, enfermos además, desahuciados de sus viviendas. A jóvenes parejas sin hogar malcriando a sus hijos de la caridad.
Tienen ustedes capacidad suficiente para entender cuál es la diferencia. La contradicción de su firme propuesta. Existen infinidad de caminos por donde tirar. Muchas puertas abiertas a lo difícil. Así que búsquenla sin fuegos de artificio. No se vuelquen en un problema, que no es problema, con su ficticio liberalismo en busca de un puñado de votos. ¡Venga ya! don Pablo.