¿ Porque hay que indultar un toro?

6030

1222028782_0

Ahora que la temporada está comenzando me gustaría hacer una reflexión sobre el indulto, la pasada temporada vimos y leímos que se indultaron una cantidad, creo que exagerada de toros, el indulto era antes un hecho excepcional que se producía una o dos veces por temporada, si acaso, y se ha convertido hoy en un hecho casi cotidiano ¿de verdad reunían esos toros las cualidades que se requieren para la concesión del indulto?, el reglamento nacional en su artículo 83 dice: En las plazas de toros de primera y segunda categoría, cuando una res por su trapío y excelente comportamiento en todas las fases de la lidia, sin excepción, sea merecedora del indulto, al objeto de su utilización como semental y de preservar en su máxima pureza la raza y casta de las reses, el Presidente podrá concederlo cuando concurran las siguientes circunstancias: que sea solicitado mayoritariamente por el público, que lo solicite expresamente el diestro a quien haya correspondido la res y, por último, que muestre su conformidad el ganadero o mayoral de la ganadería a la que pertenezca. Similares términos se emplean en los reglamentos que rigen en las comunidades autónomas.

TRAPÍO: El trapío, ese conjunto de caracteres de apreciación visual de un toro, que hacen juzgar de su aspecto, estampa y probables condiciones de lidia, para cualquier aficionado que se precie, aunque no está reglamentada su definición y sea un término subjetivo,  es la buena planta y gallardía del toro de lidia, presencia armónica, no dependiendo de su peso y volumen,  toro bien hecho, de líneas regulares, de acuerdo al tipo singular de cada encaste.

Fundamental hablar de la SUERTE DE VARAS, que es donde se mide la bravura, no la confundamos con la nobleza, sin demostrar la bravura en el caballo, al menos con dos puyazos realizado todo como debe ser, no debe haber indulto, por muy noble y con clase que haya sido el toro en la muleta, en ese caso ese toro será merecedor de una fuerte ovación o incluso de vuelta al ruedo.

No se debe decir que un toro ha sido bravo si no se le ha visto o no ha cumplido como tal en el caballo. La única manera de medir la bravura es en el caballo, porque es cuando se le castiga, pero actualmente se está eliminando paulatinamente este tercio que se ha convertido en un simulacro, unas  veces por masacrar al toro y otras por su invalidez. Antiguamente también en parte se medía en la muleta, porque de les dominaba, se les podía. Cuando un toro sin picar, que va y viene que no transmite emoción y se le dan doscientos muletazos, no se puede hablar de un toro bravo.

  Importante el matiz EL CASTIGO, que solo se produce en la suerte de varas. Quizás estemos perdiendo los aficionados la idea de lo que es un TORO BRAVO, lo dicho, toro con trapío, casta y bravura con su punto de nobleza, que cumpla de manera excelente en todos los tercios sin excepción, ése es el toro de indulto. Lo demás creo que no son toros que se ganen el derecho a padrear. El indulto debe ser una gracia excepcional solo para un toro de vacas.