Premios Ciudadela

446

Un año más, y van siete, Onda Cero y El Corte Inglés han hecho entrega de sus premios Ciudadela. Unos premios jóvenes, que van cogiendo solera. Y a ello contribuyen lo bien que se presentan, lo bien que se preparan, la seriedad del entorno que siempre escogen, por segundo año en El Hotel Tres Reyes, y por encima de todo, por el número de personas que congregan, aficionados a la Feria del Toro de los de todo el año, en su mayoría.

Estos premios en jurado señalan al mejor torero a caballo del ciclo sanferminero, así como al torero que dibuje los mejores naturales de la Feria. Este año, y de siete van seis, el mejor rejoneador ha sido el caballero estellés, Pablo Hermoso de Mendoza. El torero agraciado ha sido Paco Ureña, torero que triunfó sin paliativos, sin contestación en contra el día 11 de julio con su lote de Escolar Gil.

Hablar de Hermoso de Mendoza es tocar el cielo. El crea, los demás copian. Por eso es difícil que alguien le pueda arrebatar este premio. Mal se le tiene que dar, y muy bien debe estar uno de los otros dos. Pero suele ser un momento de escuchar al dios del toreo a caballo, dando visión, lección, sabiduría, entrega, sentimiento…. En una palabra, y que él utiliza con acierto, “sensibilidad”. Y sigue al pie del cañón, recogiendo el premio, y demostrando una verdad, que demuestra, aquí, en nuestra tierra, en nuestra casa, que no hay figura, ni siquiera a pie, que le pueda hacer sombra. Su verdad está más allá del arte.  Y aún alguno descubre su proceder, su manejo de las palabras, su gran saber sobre Tauromaquia después de más de 25 años contando una historia irrepetible. Posiblemente, y en vista de cómo está el cotarro, más allá de donde quiera torear José Tomás, el señor de los caballos, va a ser la máxima figura, y el único referente para empresarios, porque fuera de él, las entradas van a dejar mucho que desear. Una por una, está perseguido por todo empresario que quiere ganar un duro el año que nos llega.

Paco Ureña, tímido, fuera de lugar ante la presencia del maestro estellés, a quien respeta, admira, habla de Vd., venera por su ayuda, porque la hubo el pasado invierno, no podía articular palabra después de escuchar las sabias de quién él llama maestro a cada paso. Pero no tengas reparo Paco. ¿Quién es el largón que se atreve a dar una diatriba tras sus locuaces argumentos? Como bien decía el propio Pablo, hay demasiado aficionado, o algo parecido porque no sé si se puede llamar así – digo yo-, que dirá verdaderas sandeces de todo, porque sin sensibilidad, no hay nada. Y tú, Paco, como bien decía el jefe de ceremonias, Mariano Pascal, alma y secreto del éxito de estos premios, tú, Paco, nos diste una sonrisa, una lección de querer, y te ganaste a pulso estar hoy en el hotel Tres Reyes. Todo rodado, señora Altadill.

El jurado, con atino veraz, concedió una mención a la labor de La Pamplonesa, que se merece más de mil. ¿Quién puede concebir los Sanfermines sin La Pamplonesa? Yo creo que hoy ni Pamplona se entiende sin su banda representativa, referente principal de la cultura de la vieja Iruña.

Magnífica entrega, buena tarde en el calor de los toros, y buena música en representación de la banda, con dos tubas  y dos bombardinos, tocando Gora Iruña y Pamplona, Feria del Toro, del gran maestro Turrillas. Magia al oído.

image