Sánchez Recio, el final de la travesía por el desierto

220

En los campos de Córdoba, pasta una ganadería que es en si misma una joya genética de nuestro campo bravo.Los toros de encaste Arranz que cría D. Ramón Sánchez Recio con ayuda de su hijo de su mismo nombre. son un ejemplo de dedicación al toro. Tras unos años en que la ganadería estuvo medio abandonada por el padre del actual ganadero. Toda la ganadería ha sufrido una exigente criba, “trabajando sobre bravo” en palabras del ganadero. Cuidando las hechuras de los reproductores y manteniendo un alto grado de exigencia en los tentaderos. Para el año que viene tiene varias novilladas de cuidadas hechuras y buena nota. Al parecer alguna irá el año que viene a Francia.

imageimage

imageimage

imageimage

imageimage

image

Solo basta ver las hechuras de vacas y sementales, para ver la fidelidad a las hechuras. Aunque algunos animales sean mas “Gracilianos” y otros mas en la línea Antonio Pérez. Todos reflejan el criterio del ganadero.

Agradecer a D. Ramón Sánchez y a su hijo Ramón la amabilidad al permitir hacer este reportaje.
La imagen de las vacas con el Castillo de Almodovar al fondo, habla de la belleza de la finca.

Del blog Encastesbravos