Toreó el 6 de Junio de 1971 en Pamplona: JUAN JOSÉ

183

Fallece un torero Salmantino.

Las redes sociales tienen dos caras, hoy me quedo con la buena. Informan de noticias al momento, y sobre todo en algunos casos no mienten.

Ha muerto un torero, Juan José García Corral, JUAN JOSÉ, de una enfermedad rápida, detectada hace unos meses…,  nacido en Fuente de San Esteban (Salamanca) hace 69 años; y se inundan las redes, como se dice ahora, cientos de twits corren llevando la noticia por toda la España taurina.

De momento todos lo recuerdan como un torero “Recio y Castellano”, cuando se retiró, fue Director de la Escuela Taurina de la Diputación de Salamanca (28 años), también fue apoderado y una persona para la que todo son halagos y parabienes…

¿Quién era Juan José  y ¿ por qué no fue noticia su vida y sí su muerte…?

Merece la pena leer sobre todo a su amigo y paisano, Paco Cañamero (Glorieta Digital),  para entrar en los detalles de su vida taurina: lo joven que empezó, sus éxitos de novillero, su alternativa, sus éxitos en América, Francia, etc…

Yo recuerdo perfectamente la única vez que toreó en Pamplona. Y desgraciadamente esa corrida tuvo después un desenlace trágico, la carretera, el viaje de vuelta, el accidente de coche. Pero para mejor detalle, la reseña la tomo del libro HISTORIA TAURINA DE PAMPLONA, SIGLO XX de Koldo Larrea.

Domingo 6 de Junio de 1971, Plaza de Toros de Pamplona:

Empresario: Cesar Moreno Erro, toros de la Ganadería de Lucio Muriel, CASTILBLANCO DE LOS ARROYOS (Sevilla), a partir de 1926 se formó con reses de Santa Coloma y Albaserrada.

Para: Pedrín Benjumea, que saludó desde el tercio en sus dos toros.

JUAN JOSE, Una oreja y saludos.

Juan Calero, silencio en los dos, hasta aquí la reseña de la corrida, tal como ocurrió.

Al volver a Salamanca en coche la madrugada del 7 de junio y en Aranda de Duero, un terrible accidente le deja una secuela importante en la vista.

“Sobreponerme al accidente fue el reto más grande que he vivido como torero y como persona”.

No obstante en dos meses ya estaba toreando en Haro (La Rioja) un mano a mano con Palomo Linares, donde cortÓ cuatro oreja y un rabo…pero mermado por la falta de visión y la falta de contratos, abandonó los ruedos, se retiró en 1986.

Esta noticia cayó en los taurinos de Pamplona como un chorro de agua fría, no nos habíamos repuesto de otro parecido resultado (año 1966), aunque diferente accidente, de uno de nuestros novilleros más prometedores: Félix Marcos Marquitos (padre del torero Francisco Marco, ya retirado).

No solo está el peligro en la plaza para los toreros y sus cuadrillas, por los continuos  y deseados viajes…quien más viaja más torea…, pero también le tienen que rezar a San Cristóbal.